Mi historia

Crecí en Soto de Cerrato, un pequeño pueblo de Palencia, en el interior de España, donde desarrollé mi amor por la naturaleza. Como tenía claro ─desde niña─ que el comportamiento animal era lo que más me gustaba del mundo, me trasladé desde el pueblo a Salamanca para estudiar Biología. Enseguida Salamanca se convirtió en mi segunda casa, donde pasé varios años viviendo, amando, estudiando y trabajando incansablemente, formándome como científica. Mientras tanto, visitaba las islas más remotas y escalaba las montañas más altas de la Península Ibérica para estudiar la termorregulación de las lagartijas amenazadas que viven allí.

Después de acabar el doctorado, me mudé a Brasil para continuar desentrañando de qué manera está modulado el comportamiento animal por la temperatura. Allí, viví durante cuatro años en Campo Grande, Mato Grosso do Sul (Brasil), una preciosa ciudad donde guacamayos, caimanes, y capibaras comparten su espacio con los humanos, enseñando Comportamiento Animal, investigando, supervisando estudiantes y organizando eventos de divulgación y comunicación científica en la UFMS. Además, tuve la gran suerte de hacer mi trabajo de campo en el Pantanal ─el mayor humedal continuo del mundo─ un paraíso natural donde la vida salvaje aún bulle casi prístina.

A lo largo de mi camino, me he ido dando cuenta de lo lejos que estamos todavía de lograr igualdad de género, y de lo importante que ésta es para construir un futuro más sostenible. Aunque creo que el optimismo es la mejor actitud, los animales que tanto amo están más amenazados cada día, y creo que actuar y cambiar el sistema ya es la única forma que tenemos de poder conservarlos a medio e, incluso, corto plazo. Y no es sólo por ellos: es indudable que los humanos dependemos totalmente de la naturaleza, una naturaleza sana, para poder vivir. Está demostrado que la igualdad de género reporta mejores resultados científicos y mejora la sostenibilidad. Por lo tanto, es completamente esencial que consigamos tener igualdad de género en la ciencia y en la toma de decisiones si queremos superar las crisis medioambientales actuales. Sin embargo, las mujeres aún ocupamos menos del 15-20% de las posiciones de toma de decisiones en todo el mundo. Es por eso también dedico mucha energía a avanzar en igualdad de género en la ciencia y por lo que estoy tan feliz de haber sido seleccionada para formar parte de Homeward Bound, una iniciativa revolucionaria destinada a ayudar a las científicas a poder construir un futuro mejor para todos.  

Participando en Homeward Bound, pretendo ganar visibilidad y conocimiento, y mejorar mis habilidades para ser una buena líder en mi carrera científica y para influir decisiones destinadas a valorar la ciencia, proteger la naturaleza y empoderar a las mujeres. Veo mi futuro investigando para comprender el comportamiento de los animales, y trabajando para preservar la naturaleza y acabar con la desigualdad de género.

En 2021 he regresado a España, para trabajar en la Universidad de Granada, en el laboratorio de Ecología Evolutiva de Fauna Mediterránea, donde planeo aplicar mis líneas de investigación para resolver problemas ecológicos y de conservación de vertebrados mediterráneos.

CV (actualizado en febrero de 2021)

www.zaidaortega.com © 2019 | Proudly created with Wix.com 

  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram