Estudio cómo responde el comportamiento animal a la variación ambiental —principalmente en la temperatura y la estructura del hábitat—, incluyendo cambios en el uso del suelo y el cambio climático. Por ahora, uso vertebrados terrestres, mayormente reptiles y mamíferos, como modelos de estudio.